These cookies are essential in helping you to make use of the features and services we offer on our website. Without these cookies, the services you want to use cannot be provided. These cookies do not gather information about you that could be used to identify you, and they do not monitor or remember where you have been on the internet.
Ajax-loader

Cuándo añadir sal a una salsa?

Cuando hacemos una salsa, no hablamos de salsas frías, sino de salsas que se cocinan. ¿cuándo debemos añadir sal a una salsa? Lo mejor es pecar de sal al principio de la elaboración, y es muy fácil comprender por qué.

Normalmente las salsas se obtienen por la cocción y reducción de los ingredientes, pongamos como ejemplo una de las salsas más comunes, la salsa de tomate. Se parte de un sofrito de ajo, cebolla, hierbas aromáticas y especias (según la receta), y después hay que añadir abundante tomate natural troceado o triturado. Se podría pensar en añadir sal en proporción a su volumen inicial, pero hay que tener en cuenta el tiempo que estos ingredientes van a estar cocinándose, en la cantidad de agua que tiene que evaporar, en concentrar los sabores… Así es, al dejar reducir cualquier tipo de salsa se concentran los sabores, por lo que un exceso de condimento puede acabar resultando fuerte, salar más de lo necesario al inicio de la elaboración puede dar como resultado una salsa muy salada.

Para que esto no suceda, conviene quedarse corto añadiendo sal al inicio de la elaboración de una salsa y cuando haya reducido y adquirido la densidad deseada, probar y rectificar para poner al punto sal que nosotros deseemos. ¿Tenías este tip?

Fotos

Maria

27.12.2013


Agregar comentario

Comentarios de Facebook