These cookies are essential in helping you to make use of the features and services we offer on our website. Without these cookies, the services you want to use cannot be provided. These cookies do not gather information about you that could be used to identify you, and they do not monitor or remember where you have been on the internet.
Ajax-loader

Golosinas naturales, para darnos un gustito

Las frutas disecadas son dulces, nutritivas y sanas. ¡Hacete fan de ellas!

Peras/Manzanas: Las peras vienen en rodajas y son de las pocas frutas deshidratadas que conservan cierta humedad interior, lo que las vuelve tiernas al morderlas. El secado realza su sabor cítrico, igual que el de las manzanas, que quedan bien crocantes, como chips, con gusto alimonado: ácidas y suavemente dulces.

Damascos/Duraznos: Los famosos orejones –así se llama a estas dos variedades– son los que más hierro aportan. Mientras los damascos suelen venir partidos en mitades, con una textura más gomosa y un gusto dulce concentrado, los duraznos se presentan con y sin carozo, más tiernos, fibrosos y con bastante humedad.

Ciruelas/Pasas de Uva: Las ciruelas, con su sabor delicado, mantienen cierta jugosidad y son las de mayor contenido en fibras. Hay distintos tipos, como las bombón o las presidente, grandes y con mucha pulpa. Las uvas pasas son las más variadas: hay negras, rubias, moscatel, chinche, etc., que al secarse pierden los ácidos típicos y potencian sólo su dulzura.

Higos/Dátiles: Infaltables en las Navidades, los higos secos tienen una piel gruesa y dura que guarda una pulpa cremosa parecida a la mermelada, sabrosa y muy dulce. Los dátiles, bajo la piel tersa y casi plástica, esconden una pulpa delgada, con ese sabor dulce, especiado, ¡maravilloso! que los caracteriza. Los higos tienen mucha fibra, y los dátiles, azúcar, así que cuidado con la cantidad.

Papaya/Mango: La papaya se destaca por su aporte de potasio; se presenta troceada en cuña y no es para nada dulce: dura pero cremosa, con gusto delicado y aromática, ideal para compotas. En cambio, el mango, rico en vitamina C, tiene una carne tierna, de color cristalino, que parece glaseada artificialmente gracias a su azúcar natural.

Arándanos/Frutillas: Una de las últimas apariciones y más que bienvenida. Los arándanos pasas son unas miniaturas ultrasecas, de color intenso, que tiñen todo lo que tocan. Saben a la piel de la fruta fresca, con todo su valor antioxidante. Las frutillas, que se secan enteras, son las más parecidas a una golosina. Súper dúlces, y con su color original intacto, son suaves como las gomitas.

Ananá/Banana: El ananá puede venir en rodajas o cortado en cubos pequeños, algunos coloreados vegetalmente para simular caramelitos. Quedan sequitos por fuera, muy aromáticos, y cuando se los muerde parece que tuvieran líquido. La banana es el chip por definición: aunque también se presenta en tiras, su formato más visto es en ruedas ultrafinas, tan crocantes como papas fritas.

Naranja/Pomelo: Sus cascaritas secas son un clásico, pero también vienen cortadas en rodajas, con pulpa y todo. Mientras la naranja es apenas más dulce y cítrica, el pomelo no es todo lo astringente que te esperabas: su pulpa es más bien cremosa, apenas alimonada y azucarada.

Las frutas disecadas son la vianda preferida de los deportistas, porque en poco volumen aportan potasio, hierro, mucha fibra e hidratos de carbono, es decir, energía. Vos, ¿te animás a probarlas?

Fuente: Revista Maru

Fotos

Maria

14.11.2013


Agregar comentario

Comentarios de Facebook